Blog en Construcción - Muy Pronto mas material:

jueves, 8 de julio de 2010

Dime qué tuiteas y te diré quién eres

Si no estás en Twitter o Facebook, no existes. Al menos esta parece ser la premisa de miles de usuarios que diariamente pasan algo o gran parte del tiempo atendiendo asuntos personales en estos sitios que se han convertido en un elemento de nuestra vida cotidiana. Y de la vida pública contemporánea.

No hay un acuerdo aparente, al menos desde la perspectiva académica, sobre qué es una red social. Algunos las califican como un “mecanismo para mediar la interacción entre personas distantes” (1). Otros indican que se trata de un nuevo rostro de la organización, la participación ciudadana y la conformación de movimientos sociales(2).

La tecnología en general se ha posicionado como una herramienta imprescindible en nuestra época, y son los jóvenes quienes mejor comprenden esta situación. La comunicación, sin poder ser de otro modo, mantiene en su esencia un ciclo que se cumple a cabalidad, según las teorías de la comunicación.

Sin embargo, los instrumentos y medios de comunicación –en el sentido amplio del término– se han sofisticado. Los canales de transmisión de mensajes se han diversificado de una forma que hace 15 años era inimaginable.

Son los jóvenes y adolescentes los usuarios de mayor intensidad y frecuencia de las nuevas tecnologías: mensajería instantánea, chat, mensajes de texto vía teléfono celular, así como comunicación orientada a Internet (3).

Al menos una parte de ello es demostrado para el caso de México por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), organismo que afirma que el 80 por ciento de los hogares mexicanos cuenta con al menos un teléfono celular. Asimismo, señala que 7 de cada 10 jóvenes entre 12 y 19 años son usuarios de Internet. El rango que va de los 25 a los 40 años tiene todavía mucho potencial de crecimiento (4)

Ventajas y desventajas de las redes sociales

Ha sido Benedicto XVI quien, observando los cambios que las redes sociales han provocado en las comunicaciones mundiales, ha ofrecido una seria reflexión al respecto (5):

“El concepto de amistad ha tenido un nuevo auge en el vocabulario de las redes sociales digitales que han surgido en los últimos años. (…) En nuestras amistades, y a través de ellas, crecemos y nos desarrollamos como seres humanos. (…) Por tanto, se ha de tener cuidado de no banalizar el concepto y la experiencia de la amistad.

“Sería una pena que nuestro deseo de establecer y desarrollar las amistades on line fuera en deterioro de nuestra disponibilidad para la familia, los vecinos y quienes encontramos en nuestra realidad cotidiana, en el lugar de trabajo, en la escuela o en el tiempo libre. En efecto, cuando el deseo de conexión virtual se convierte en obsesivo, la consecuencia es que la persona se aísla, interrumpiendo su interacción social real. Esto termina por alterar también los ritmos de reposo, de silencio y de reflexión necesarios para un sano desarrollo humano.

“(…) es alentador ver surgir nuevas redes digitales que tratan de promover la solidaridad humana, la paz y la justicia, los derechos humanos, el respeto por la vida y el bien de la creación. Estas redes pueden facilitar formas de cooperación entre pueblos de diversos contextos geográficos y culturales, permitiéndoles profundizar en la humanidad común y en el sentido de corresponsabilidad para el bien de todos.

“Pero se ha de procurar que el mundo digital en el que se crean esas redes sea realmente accesible a todos. Sería un grave daño para el futuro de la humanidad si los nuevos instrumentos de comunicación, que permiten compartir saber e información de modo más veloz y eficaz, no fueran accesibles a quienes ya están social y económicamente marginados, o si contribuyeran tan sólo a acrecentar la distancia que separa a los pobres de las nuevas redes que se desarrollan al servicio de la información y la socialización humana.”

Mucho se ha discutido sobre las ventajas y desventajas sobre las redes sociales. Dejamos a consideración del lector una serie de propuestas en torno a ello.

En principio, se dice que las redes sociales son el principio de una nueva forma de participación ciudadana, pero sobre todo, de construcción de capital social.

Cómo inciden las redes sociales en la creación de capital social fue la pregunta que se plantearon Ronald La Due Lake y Robert Huckfeltd.

En principio, el capital social se relaciona directamente con la confianza que tiene el ciudadano hacia las relaciones sociales, diría Fukuyama. Tiene que ver, asimismo, con el compromiso que asumen las personas para participar en asociaciones como voluntarios, según Robert Putnam. Se parece a una fábrica que tiene la voluntad de cooperar en el desarrollo de infraestructura y capital físico, de acuerdo a Ostrom.

En Twitter y Facebook, principalmente, se da algo de todo ello. Es común ver que cientos o miles de personas se unan virtualmente en torno a una causa política o social en común, dados los mecanismos cibernéticos que lo permiten.

La campaña presidencial del hoy mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, tuvo fuerte impacto vía redes sociales. Aunque hoy no se sabe la correlación existente entre la participación en redes sociales y el voto efectivo, no cabe duda que intuitivamente se puede afirmar que existe. Para muestra, su perfil en Facebook tiene más de 8 millones y medio de simpatizantes. Fue ahí, entre otros medios, donde el hoy presidente buscó apoyo popular.

En México pasa algo muy diferente. Este país no cuenta con un historial de participación ciudadana digno de presumirse, sin embargo las redes sociales han aglutinado a ciertos sectores sociales opositores al o empáticos con el sistema político vigente. Con todo, a partir de la inclusión en Facebook y Twitter de ciertos activistas y agentes sociales, se han logrado exitosas muestras de participación ciudadana, aunque es cierto que los casos son muy aislados.

También se ha dado el caso de imprecisión informativa y periodística, a partir de que algunos medios de comunicación asumen como fuentes confiables a estas redes sociales. Aunque una característica de éstas es que permiten la publicación de información en tiempo real, también es cierto que, en muchos casos, la información publicada en ellas, y replicadas por en medios profesionales, ha sido desmentida.

Un último elemento son las reglas de seguridad de las redes sociales y sus repercusiones en la vida privada de los usuarios. Medios de comunicación mexicanos e internacionales han expresado, a través de su información, su preocupación sobre la falta de seguridad en el manejo de datos vía redes sociales.

Los riesgos que se han previsto, según el diario El País, son el incremento en los delitos cibernéticos y, de acuerdo al diario mexicano El Universal, la posibilidad de ofrecer información para que los delincuentes preparen con mejor detalle crímenes como secuestros, asaltos e incluso homicidios.

Conclusión

Las redes sociales, en tanto instrumentos, no son buenas ni malas en sí mismas. Todo depende del uso que el consumidor les otorgue. Sin embargo, la abundancia de información que en ellas se vierte diariamente puede provocar adicción, por un lado, y saturación, por otro.

El usuario tiene la responsabilidad de seleccionar y publicar la información que mejor le convenga para lograr una adecuada interacción en las redes sociales. No todo lo que éstas contienen es provechoso, por lo que es necesario “discriminar” adecuadamente la información inútil, aunque esto no lo es todo.

Dejamos al propio Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, la parte final de este texto. El Papa es quien propone un sentido profundo para el uso adecuado de las redes sociales:

“Quisiera concluir este mensaje dirigiéndome de manera especial a los jóvenes católicos, para exhortarlos a llevar al mundo digital el testimonio de su fe. Amigos, sentíos comprometidos a sembrar en la cultura de este nuevo ambiente comunicativo e informativo los valores sobre los que se apoya vuestra vida.

“En los primeros tiempos de la Iglesia, los Apóstoles y sus discípulos llevaron la Buena Noticia de Jesús al mundo grecorromano. Así como entonces la evangelización, para dar fruto, tuvo necesidad de una atenta comprensión de la cultura y de las costumbres de aquellos pueblos paganos, con el fin de tocar su mente y su corazón, así también ahora el anuncio de Cristo en el mundo de las nuevas tecnologías requiere conocer éstas en profundidad para usarlas después de manera adecuada.

“A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este ‘continente digital’. Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus entusiasmos y sus desilusiones.

“El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir con ellos la ‘buena noticia’ de un Dios que se hizo hombre, padeció, murió y resucitó para salvar a la humanidad. El corazón humano anhela un mundo en el que reine el amor, donde los bienes sean compartidos, donde se edifique la unidad, donde la libertad encuentre su propio sentido en la verdad y donde la identidad de cada uno se logre en una comunión respetuosa. La fe puede dar respuesta a estas aspiraciones: ¡sed sus mensajeros!”



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde 25/04/2009

Estadisticas y contadores web gratis
賃貸物件


Google

WWW
http://marlondiaz2008.blogspot.com